Las relaciones interpersonales


El compañerismo 3 - Henry Clay

Para poder ayudar a otros, uno tiene que estar bien; para estar bien, uno nunca debe andar solo. Dios nos ha puesto en el Cuerpo de Cristo. Él nos pensó y nos ha diseñado para que seamos Familia.

Por esto, el enemigo busca descuartizar el Cuerpo de Cristo; dividirnos y afectar las relaciones. Un viejo refrán dice: "divide y reinarás". Supongamos por un momento a un boxeador peso pesado. Éste no es ningún peligro si su cuerpo está totalmente descuartizado. De la misma manera, si la iglesia está dividida, si nuestra comunidad está llena de discordias y pleitos ¿cómo el mundo nos reconocerá como testigos de Cristo?

Es el amor y la unidad lo que da credibilidad a nuestro mensaje.

Existen tres tipos de relaciones que nos permiten desarrollarnos y crecer en nuestra fe.

Un padre espiritual (TU PABLO) es aquella persona que te ha ayudado a confiar tu vida a Cristo y que además, gracias a su amistad y la relación que establecieron, permite afianzarte y crecer en la fe. Una persona que vela por tu madurez y te ayuda a que alcances esa perfección de la que habla el Evangelio.

Tu compañero de camino (TU BERNABÉ) es aquella persona que eliges para caminar en el Camino: tu compañero de ruta, amigo y hermano en la fe. Una persona con quien puedes compartir tus debilidades y ayudarse mutuamente. Su amistad es un ambiente de gracia y amor, capaz de alentarte a crecer en santidad y compromiso con Cristo. Leen juntos la Palabra, oran uno por el otro, se visitan muy a menudo para rendirse cuentas y compartir la vida. Estas son algunas de las actividades que puedes realizar con él cada semana.

​Un hijo espiritual (TU TIMOTEO) es toda persona que, gracias a tu influencia, ha creído en Cristo aceptándolo como su Señor o toda persona a la cual te has comprometido discipular. Ahora, tu labor es ayudarlo a crecer y a que se afiance en la fe a tal punto que pueda compartir el mensaje con otros: reproducir en otros lo que tú has hecho con él logrando, de esta forma, que los recién nacidos se transformen en obreros del reino.

En esta capacitación conoceremos:

  • La estrategia del diablo para dividir la iglesia.

  • Tres tipos de relaciones necesarias para mantenernos en la fe.

Sé parte de nuestra comunidad, dale clic aquí a fin de sumarte al debate contestando las siguientes preguntas:

Quieres discipular a otros, pero... ¿estás dispuesto a ser discipulado? ¿Eres un llanero solitario de la fe? ¿Dónde está tu hermano?

​¿En qué personas estarás enfocado durante este año?


28 vistas

© 2017 Creciendo Firmemente

Desea ayudarnos?
  • Gris Icono de Instagram
  • Grey Facebook Icon